UE ALISTA PROHIBICIÓN TOTAL DE CRUDO RUSO EN LOS PRÓXIMOS 6 MESES

UE alista prohibición total de crudo ruso en los próximos 6 meses

 

Los 27 Estados miembros de la UE se reunirán el miércoles para discutir, y posiblemente aprobar, la propuesta, que requeriría unanimidad.

 

La Unión Europea planea prohibir el petróleo ruso durante los próximos seis meses y los combustibles refinados a fin de año como parte de una sexta ronda de sanciones para aumentar la presión sobre Vladímir Putin por su invasión de Ucrania.

 

“Será una prohibición total de las importaciones de todo el petróleo ruso, transportado por mar y por oleoductos, crudo y refinado”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en declaraciones al Parlamento Europeo.

 

“Nos aseguraremos de eliminar gradualmente el petróleo ruso de forma ordenada, de manera que nos permita a nosotros y a nuestros socios asegurar rutas de suministro alternativas y minimizar el impacto en los mercados globales”.

 

Hungría y Eslovaquia, que dependen en gran medida de la energía rusa y se habían opuesto a un corte abrupto del petróleo, dispondrán de un plazo más largo, hasta fines de 2023, para aplicar las sanciones, según personas familiarizadas con el asunto. Los precios del petróleo extendieron sus alzas.

 

La UE también propone excluir a Sberbank del sistema internacional de pagos SWIFT, dijo von der Leyen. El Banco de Crédito de Moscú y el Banco Agrícola de Rusia también se incluirán en la lista de prohibiciones, dijeron las personas.

 

Los 27 Estados miembros de la UE se reunirán el miércoles para discutir, y posiblemente aprobar, la propuesta, que requeriría unanimidad.

 

La medida aumenta drásticamente las apuestas con Moscú en momentos en que la UE, el mayor consumidor individual de crudo y combustible de Rusia, busca presionar a Putin. En 2019, casi dos tercios de las importaciones de petróleo del bloque provinieron de Rusia.

 

Las propuestas incluyen la prohibición de todos los servicios relacionados con el transporte de petróleo ruso, incluidos los buques europeos, el financiamiento, la intermediación, la asistencia técnica y la asistencia financiera, dijeron los funcionarios. Las restricciones también incluirían los seguros, según dos de las personas. Las medidas seguirían el mismo cronograma que la prohibición del petróleo ruso.

 

Hungría ya ha expresado sus objeciones. “No vemos ningún plan o garantías en la propuesta actual para gestionar incluso un período de transición ni lo que garantizaría la seguridad energética de Hungría”, declaró a Bloomberg Zoltán Kovács, portavoz del Gobierno húngaro.

 

La UE también propuso prohibir las emisoras Rossiya RTR/RTR Planeta, Rossiya 24/Russia 24 y TV Centre International de las ondas de la UE, según las fuentes. La UE ya prohibió RT y Sputnik en marzo. RT ha luchado contra la prohibición en los tribunales de la UE.

 

Von der Leyen también dijo que las sanciones apuntarían a oficiales de alto rango del Ejército y otras personas que cometieron presuntos crímenes de guerra en Bucha y que están llevando a cabo “el sitio de Mariúpol”.

 

El paquete también incluiría la prohibición de los servicios de “contadores, consultores y asesores de Europa” a las empresas rusas, dijo von der Leyen.

 

Los países europeos llevan mucho tiempo preguntándose si serán capaces de soportar el corte de sus principales proveedores de energía.

 

El año pasado, la UE obtuvo el 27 por ciento de sus importaciones de petróleo de Rusia, pagándole 99 mil millones de euros por el suministro de combustibles fósiles en su conjunto.

 

La interrupción de los flujos de petróleo se considera más manejable que la del gas natural porque es más fácil encontrar fuentes alternativas de crudo. El gas, en cambio, fluye mayoritariamente a través de gasoductos. Los envíos marítimos de combustible licuado de otros países no podrían cubrir el déficit.

 

“El embargo gradual de la UE sobre el petróleo ruso es una apuesta arriesgada, ya que a corto plazo podría dejar los ingresos rusos en un alto nivel, al tiempo que implicaría consecuencias negativas para la UE y la economía mundial en términos de precios más altos, por no hablar de los riesgos de represalias sobre el suministro de gas natural”, dijo Simone Tagliapietra, investigadora del centro de reflexión Bruegel.

 

El diésel, cuyo suministro estaba restringido incluso antes de que comenzara la guerra, será un punto de presión particular. Ahora, la prima casi récord del crudo y las curvas a plazo extremadamente alcistas apuntan a un mercado que pide combustible a gritos. En el centro de la crisis mundial está Europa, una región que depende en gran medida de las importaciones de todo el mundo, pero sobre todo de Rusia.

 

Los economistas han presentado varias estimaciones sobre el impacto que sufriría Europa si perdiera todas las importaciones de energía rusa. Silvia Ardagna, de Barclays, dijo que un embargo total del gas natural ruso podría reducir la actividad de la eurozona en un 4 por ciento en comparación con un escenario de referencia, con Alemania e Italia más afectadas que España y Francia.

 

Según el FMI, la producción de la UE en 2023 sería un 3 por ciento menor sin las importaciones de petróleo y gas ruso.

 

En el caso de Alemania, en particular, el Bundesbank ha dicho que la actividad corre el riesgo de reducirse casi un 2 por ciento en 2022 si el embargo energético provoca restricciones a los proveedores de energía y a la industria. Algunos analistas han argumentado que el impacto sería menor que eso, y que la economía sería capaz de soportar el golpe.

 

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, ha dicho que su país ya ha reducido su dependencia lo suficiente como para que un embargo petrolero completo sea manejable. El porcentaje de crudo ruso en las importaciones alemanas ha descendido a cerca del 12 por ciento desde más de un tercio antes de la invasión, dijo.

 

Holger Schmieding, economista de Berenberg, afirma que Europa podría abandonar el petróleo ruso a fin de año sin provocar una escasez y un aumento drástico de los precios. Los inversionistas ya están anticipando esa medida.

 

Una prohibición del petróleo ruso seguiría dejando a la economía mundial con menos suministro mientras se enfrenta a crecientes desafíos. La inflación en Estados Unidos, Europa y otras economías avanzadas se encuentra en su mayor nivel en décadas, mientras que el debilitamiento de la confianza de las empresas y los hogares está minando el crecimiento.

 

Para Rusia, un embargo petrolero limitaría la entrada de divisas y haría necesarios “difíciles recortes de gastos”, según economistas del Instituto de Finanzas Internacionales.

 

Fuente: elfinanciero.com.mx | Sección mundo del 4 de mayo de 2022

 



Regresar